Modelado de Amenazas

From OWASP
Jump to: navigation, search

Modelado de amenazas

Introducción

El término Modelado de Amenazas se ha vuelto bastante popular en los últimos años. Microsoft ha publicado un libro sobre su proceso e incluye al Modelado de Amenazas como una actividad clave en su Ciclo de Vida de Desarrollo Seguro (S-SDLC).

Un modelo de amenazas es en esencia una representación estructurada de toda la información que afecta a la seguridad de una aplicación. En sí, es una vista de la aplicación y su entorno a través de los "anteojos" de la seguridad.

El modelado de amenazas es un proceso para capturar, organizar y analizar toda esta información. Permite tomar decisiones informadas sobre los riesgos de seguridad en las aplicaciones. Además de producir un modelo, los esfuerzos para un modelado de amenazas típico también producen una lista priorizada de mejoras de seguridad en los requisitos, diseño e implementación de las aplicaciones.

Objetivos del Modelado de Amenazas

El modelado de amenazas es un procedimiento para optimizar la seguridad de la red/aplicaciones/Internet mediante la identificación de objetivos y vulnerabilidades, y luego definir las contramedidas para prevenir o mitigar los efectos de las amenazas al sistema.

Una amenaza es un evento potencial indeseable o real que puede ser malicioso (como un ataque DoS) o accidental (fallo en un dispositivo de almacenamiento). El modelado de amenazas es una actividad planificada para la identificación y evaluación de las amenazas y vulnerabilidades en las aplicaciones.

Modelado de Amenazas a lo largo del Ciclo de Vida

El modelado de amenazas se aplica mejor de forma continua a lo largo de un proyecto de desarrollo de software. El proceso es esencialmente el mismo pero en diferentes niveles de abstracción, aunque la información se vuelve más y más granular durante todo el ciclo de vida. Lo ideal es que un modelo de amenazas de alto nivel debe estar definido en la fase de planificación, y luego refinado a lo largo del ciclo de vida. A medida que se agregan más detalles al sistema, se crean y se exponen a nuevos vectores de ataque. El proceso de modelado de riesgos en curso debe examinar, diagnosticar y tratar estas amenazas.

El refinar el sistema para las nuevas amenazas a las que se estará expuesto es una parte natural del proceso. Por ejemplo, al seleccionar una tecnología en particular, como Java por ejemplo, hay que asumir la responsabilidad de identificar las nuevas amenazas que se crean por esa elección. Incluso las opciones de implementación, tales como el uso de expresiones regulares para una validación, introducen nuevas amenazas potenciales a tratar.

Modelado de Amenazas - Pasos genéricos

Para que exista una amenaza para una aplicación, tiene que haber una combinación donde la probabilidad y el impacto en conjunto sean suficientemente importantes como para hacer algo al respecto. A continuación se presenta un borrador de una metodología genérica para el modelado de amenazas:

  • Alcance de la evaluación
  • Modelado del sistema
  • Identificación de amenazas
  • Identificación de vulnerabilidades
  • Examinación del historial de amenazas
  • Evaluación del impacto en el negocio
  • Desarrollo de un plan de respuestas ante amenazas a la seguridad

Para comprender si una aplicación es lo suficientemente segura o no, hay que buscar combinaciones de estos ingredientes que conducen hacia las amenazas reales. El verdadero truco para el modelado de amenazas es no perder el tiempo en las amenazas que son demasiado inverosímiles o demasiado intrascendentes. Se debe tener cuidado con los procesos de modelado de amenazas que son ineficientes debido a la reducción del espacio de búsqueda; de las posibles amenazas para eliminar que son muy poco probables; o de las que tienen un impacto mínimo.

No existe una manera "correcta" para evaluar el espacio de búsqueda de posibles amenazas. Pero hay maneras "equivocadas". El intento por evaluar todas las posibles combinaciones de agentes de amenazas, ataques, vulnerabilidades e impacto, es una pérdida de tiempo y esfuerzo. Existen muchas herramientas automatizadas que toman este enfoque: la recopilación de una gran cantidad de datos y la producción de miles de posibles amenazas. Generalmente es más productivo centrarse en la búsqueda de amenazas con alta probabilidad y alto impacto.

El proceso básico de modelado de amenazas consiste en los siguientes pasos genéricos. El proceso de explorar el espacio de búsqueda es iterativo y constantemente perfeccionado sobre la base de lo que han hecho hasta el momento. Así, por ejemplo, comenzar con todas las vulnerabilidades posibles suele ser inútil, ya que la mayoría de ellas no son atacables por los agentes de amenaza, protegidas por una contramedida o no conducen a una consecuencia directa. Por lo tanto, en general es mejor comenzar con los factores que hacen la diferencia.

  • Alcance de la evaluación: el primer paso siempre es entender lo que está en juego. La identificación de los activos tangibles, como bases de datos o archivos confidenciales o sensible, usualmente es fácil. La comprensión de las capacidades proporcionadas por la aplicación y la valoración de estas es más difícil. Cosas menos concretas, tales como la reputación y el renombre comercial son los más difíciles de medir, pero a menudo son los más críticos.
  • Identificar agentes de amenaza y posibles ataques: una parte fundamental del modelado de amenazas es una caracterización de los diferentes grupos de personas que podrían ser capaces de atacar a la aplicación. Estos grupos deben incluir elementos internos y externos, y la realización de ambos, errores involuntarios y ataques maliciosos.
  • Entender contramedidas existentes: el modelo debe incluir las contramedidas existentes.
  • Identificar las vulnerabilidades explotables: una vez que se tiene una comprensión de la seguridad en la aplicación, luego se podrán analizar las nuevas vulnerabilidades. La búsqueda es para las vulnerabilidades que se relacionan a los posibles ataques y las consecuencias negativas que se han identificado.
  • Identificar riesgos prioritarios: la priorización es todo en el modelado de amenazas ya que siempre hay muchos riesgos que simplemente no merecen ninguna atención. Para cada amenaza, se debe estimar una probabilidad y factor de impacto para determinar el riesgo general o el nivel de gravedad.
  • Identificar las contramedidas para reducir la amenaza: el último paso consiste en identificar las contramedidas para reducir el riesgo a niveles aceptables.

Beneficios

Si se hace bien, el modelado de amenazas proporciona una "línea de visión" clara a través de un proyecto que justifica los esfuerzos de seguridad. El modelado de amenazas permite que las decisiones de seguridad se hagan de manera racional, con toda la información sobre la mesa. La alternativa consiste en tomar decisiones de seguridad instintivas sin apoyo. El proceso de modelado de amenazas, naturalmente, produce un argumento de seguridad que se puede utilizar para explicar y defender la seguridad de una aplicación. Un argumento de aseguramiento comienza con algunas exposiciones de alto nivel, y las justifica ya sea con subexposiciones o evidencias.

Referencias

Artículos relacionados

Aplicación del modelado de amenazas

Introducción

El modelado de amenazas es un enfoque para el análisis de seguridad de una aplicación. Se trata de un enfoque estructurado que permite identificar, cuantificar y abordar los riesgos de seguridad asociados con una aplicación. El modelado de amenazas no es un enfoque para la revisión de código, pero sí para complementar dicha revisión. La inclusión de modelos de amenazas en el SDLC puede ayudar a garantizar que las aplicaciones se están desarrollando con seguridad incorporada desde el principio.

Esto combinado con la documentación producida como parte del proceso de modelado de amenazas, puede darle al revisor un mayor entendimiento del sistema; le permite ver dónde están los puntos de entrada y las amenazas asociadas con cada uno de estos punto. El concepto de modelado de amenazas no es nuevo, pero se ha producido un cambio de mentalidad en los últimos años. El modelado de amenazas moderno mira el sistema desde la perspectiva de un potencial atacante, a diferencia del punto de vista del defensor. Microsoft ha sido un fuerte defensor del proceso a lo largo de los últimos años. Ellos han hecho del modelado de amenazas un componente central en su SDLC, por lo que afirman que es una de las razones para el aumento de la seguridad de sus productos en los últimos años.

Cuando se realiza análisis de código fuente fuera del SDLC sobre ciertas aplicaciones existentes, los resultados del modelado de amenazas ayuda en la reducción de la complejidad del análisis del código, promoviendo una primera aproximación en profundidad vs la amplitud del primer enfoque. En lugar de revisar todo el código fuente con el mismo enfoque, se puede dar prioridad a la revisión del código de seguridad de los componentes, cuyo modelado de amenazas ha clasificado con amenazas de riesgo alto.

Pasos del modelado de amenazas

El proceso de modelado de amenazas se puede descomponer en 3 pasos de alto nivel:

  • Paso 1 - Descomponer la aplicación: el primer paso en el proceso de modelado de amenazas se ocupa de profundizar el conocimiento de la aplicación y determinar cómo interactúa con entidades externas. Esto implica la creación de casos de uso para entender cómo se utiliza la aplicación, la identificación de puntos de entrada para ver dónde un potencial atacante podría interactuar con la aplicación y la identificación de activos. Por ejemplo: ítems/áreas que el atacante estaría interesado y la identificación de los niveles de confianza que representan los derechos de acceso que la aplicación le otorgará a las entidades externas. Esta información se registra en el documento "Modelo de amenazas" y también se utiliza para realizar los diagramas de flujo de datos (DFDs) para la aplicación. Los DFDs muestran los diferentes caminos a través del sistema, destacando las fronteras de privilegios.
  • Paso 2 - Determinar y jerarquizar amenazas: la identificación de amenazas críticas se realiza con una metodología de categorización de amenazas. Se puede utilizar una categorización de amenazas como STRIDE (Spoofing, Tampering, Repudiation, Information Disclosure, Denial of Service, Elevation of Privilege por sus siglas en inglés), o el marco de seguridad de aplicaciones (Application Security Framework ASF por sus siglas en ingglés) que define las categorías de amenazas tales como auditoría y logging, autenticación, autorización, gestión de configuración, protección de datos almacenados y en tránsito, validación de datos y gestión de excepciones.

El objetivo de la categorización de amenazas es ayudar a identificar tanto las del atacante (STRIDE) como así también desde el punto de vista del defensor (ASF). Los DFDs producidos en el paso 1 ayudan a identificar los posibles objetivos de amenaza desde la perspectiva del atacante, como fuentes de datos, procesos, flujos de datos y la interacción con los usuarios. Estas amenazas se pueden identificar más adelante como las raíces de árboles de amenazas; hay un árbol por cada objetivo de amenaza. Desde el punto de vista defensivo, la categorización ASF ayuda a identificar las amenazas como las debilidades en los controles de seguridad para este tipo de amenazas. Listas con amenazas comunes con ejemplos pueden ayudar en la identificación de este tipo de amenazas. Los casos de uso y abuso pueden ilustrar la forma en que se pueden omitir las medidas de protección existentes, o cuando existe una falta de esa protección. La determinación del riesgo de seguridad para cada amenaza se puede determinar mediante un modelo de riesgos basado en valores como DREAD (Damage, Reproducibility, Exploitability, Affected users, Discoverability por sus siglas en inglés) o un modelo de riesgos cualitativo menos subjetivo basado en factores de riesgo generales (por ejemplo, probabilidad e impacto).

  • Paso 3 - Determinar contramedidas y mitigaciones: la falta de protección contra una amenaza podría indicar una vulnerabilidad cuya exposición al riesgo podría mitigarse con la aplicación de una contramedida. Tales medidas pueden identificarse utilizando listas de mapeo amenazas-contramedidas. Una vez que una clasificación de riesgos se corresponde con las amenazas, es posible clasificar las amenazas de mayor a menor riesgo, y dar prioridad a los esfuerzos de mitigación, cómo responder a tales amenazas aplicando las medidas identificadas. La estrategia de mitigación de riesgos puede implicar la evaluación de esas amenazas desde el impacto en el negocio que plantean, hasta la reducción del riesgo. Otras opciones podrían incluir asumir el riesgo, asumiendo que el impacto en el negocio es aceptable debido a controles compensatorios, informando de la amenaza al usuario, mitigando el riesgo que representa a través de la aplicación de un control o, la opción menos preferible, que es no hacer nada.

Cada uno de los pasos anteriores se tienen que documentar, para saber cómo se llevan a cabo. El documento resultante es el modelo de amenazas para la aplicación. En esta guía se utilizará un ejemplo para ayudar a explicar los conceptos detrás del modelado de amenazas. El mismo ejemplo se utilizará a lo largo de cada uno de los 3 pasos como una ayuda para el aprendizaje. El ejemplo que se utilizará es un sitio web de la biblioteca de una universidad. Cada uno de los pasos en el proceso de modelado de amenazas se describen en detalle a continuación.

Descomponer la Aplicación

El objetivo de este paso es obtener una comprensión de la aplicación y cómo interactúa con entidades externas. Este objetivo se logra mediante la recopilación y documentación de información. El proceso de recopilación de información se lleva a cabo utilizando una estructura definida claramente, lo que asegura que se recoge la información correcta. Esta estructura también define la forma en que la información debe ser documentada para producir el modelo de amenazas.

Información del modelado de amenazas

El primer elemento del modelo de amenazas es la información relacionada con el modelo de amenaza. Esto debe incluir lo siguiente:

  1. Nombre de la aplicación
  2. Versión de la aplicación
  3. Descripción: una descripción de alto nivel de la aplicación
  4. Propietario del documento: el propietario del documento del modelado de amenazas
  5. Participantes: los participantes involucrados en el proceso de modelado de amenazas para esta aplicación
  6. Revisor: el revisor/es del modelado de amenazas
Modelado de amenazas
Versión de la aplicación 1.0
Descripción La página web de la biblioteca de la universidad es la primera implementación de un sitio web para ofrecer a los bibliotecarios y usuarios de la biblioteca (estudiantes y personal de la universidad), servicios online.

Como es la primera implementación del sitio web, la funcionalidad será limitada. Serán 3 usuarios de la aplicación:

  1. Estudiantes
  2. Personal
  3. Bibliotecarios

El personal y los estudiantes serán capaces de ingresar a buscar libros y el personal pueden solicitar libros. Los bibliotecarios serán capaces de ingresar, agregar libros, agregar usuarios y buscar libros.

Propietario del documento Nombre y apellido del responsable
Participantes Nombre de los participantes del proyecto
Revisor Nombre y apellido del revisor

Dependencias externas

Las dependencias externas son elementos externos al código de la aplicación que puede suponer una amenaza para la aplicación. Estos elementos todavía suelen estar dentro del control de la organización, pero posiblemente no bajo el control del equipo de desarrollo. La primer área a observar a la hora de investigar las dependencias externas, es cómo se va a implementar la aplicación en entorno de producción, y cuáles son los requisitos en torno a ésta. Esto implica observar cómo está o no destinada la aplicación a ser ejecutada. Por ejemplo, si se espera que la aplicación se ejecute en un servidor que se ha "fortalecido" (hardening) con el estándar de la organización y se espera que se coloque detrás de un firewall, esta información debe ser documentada en la sección de dependencias externas. Las dependencias externas deben ser documentadas de la siguiente manera:

  • ID: un identificador único asignado a la dependencia externa.
  • Descripción: una descripción textual de la dependencia externa.

Puntos de entrada

Los puntos de entrada definen las interfaces a través de la cual los atacantes potenciales pueden interactuar con la aplicación o alimentarla con datos. Para que un atacante potencial ataque una aplicación, deben existir puntos de entrada. Los puntos de entrada de una aplicación se pueden superponer, por ejemplo cada página web en una aplicación web pueden contener varios puntos de entrada. Los puntos de entrada deben ser documentados de la siguiente manera:

  • ID: un identificador único asignado al punto de entrada. Esto será utilizado para cruzar de referencia el punto de entrada a las amenazas o vulnerabilidades que se identifiquen. En el caso de los puntos de entrada de la capa, se debe utilizar una notación de mayor-menor.
  • Nombre: nombre descriptivo que identifica el punto de entrada y su propósito.
  • Descripción: una descripción textual que detalla la interacción o proceso que se produce en el punto de entrada.
  • Niveles de confianza: nivel de acceso requerido en el punto de entrada documentado. Serán referencias cruzadas con los niveles de confianza definidos más adelante.

Activos

El sistema debe tener algo que al atacante le interese; estos elementos/áreas de interés se definen como activos. Los activos son esencialmente los objetivos de una amenaza, es decir, son la razón por las cuales existirán las amenazas. Los activos pueden ser tanto físicos como lógicos (abstractos). Por ejemplo, un activo de una aplicación podría ser una lista de clientes y su información personal, este es un activo físico. Un activo abstracto podría ser la reputación de una organización. Dichos activos están documentados en el modelo de amenazas de la siguiente manera:

  • ID: un identificador único es asignado para identificar cada activo. Esto será utilizado para cruzar referencias del activo con las amenazas o vulnerabilidades que se identifiquen.
  • Nombre: nombre descriptivo que identifique claramente el activo.
  • Descripción: una descripción textual de lo que es el activo y qué necesita ser protegido.
  • Niveles de confianza: el nivel de acceso requerido para acceder al punto de entrada se documenta aquí. Estas serán referencias cruzadas con los niveles de confianza definidos en el siguiente paso.

Niveles de confianza

Los niveles de confianza representan los derechos de acceso que la aplicación va a conceder a entidades externas. Los niveles de confianza tienen una referencia cruzada con los puntos de entrada y activos. Esto nos permite definir los derechos de acceso o privilegios requeridos en cada punto de entrada, y los necesarios para interactuar con cada activo. Los niveles de confianza están documentados en el modelo de amenaza de la siguiente manera:

  • ID: número único asignado a cada nivel de la confianza. Esto se utiliza para cruzar referencia del nivel de confianza con los puntos de entrada y activos.
  • Nombre: nombre descriptivo que permita identificar a las entidades externas a las que se le ha concedido este nivel de confianza.
  • Descripción: descripción textual del nivel de confianza que detalla la entidad externa que se ha concedido el nivel de confianza.

Diagrama de flujo de datos (DFD)

Toda la información recopilada permite modelar con precisión la aplicación a través del uso de diagramas de flujo de datos (DFDs). El DFD permitirá obtener una mejor comprensión de la aplicación, proporcionando una representación visual de cómo la aplicación procesa los datos. El enfoque del DFD está en cómo los datos se mueven a través de la aplicación y lo que ocurre con los datos a medida que se mueven. Los DFD son estructuras jerárquicas, por lo que se pueden usar para descomponer la aplicación en subsistemas y subsistemas de nivel inferior. El nivel alto del DFD permitirá aclarar el alcance de la aplicación que se está modelando. Las iteraciones de bajo nivel permitirán centrarse en los procesos involucrados en el tratamiento de datos específicos. Hay un número de símbolos que se utilizan en DFD para el modelado de amenazas.

Referencias

Contribución

Esta página es una traducción de OWASP Threat modeling y OWASP Application Threat Modeling desarrollada por Mauro Gioino y Cristian Borghello. Si deseas contribuir no dudes en ponerte en contacto.